Archivo de la categoría: Poemario_Se_anuncian_guerras

Made in Suiza

Se fabrican mortajas como se fabrican los tiempos: por Suiza, a base de infiernos fiscales que aguardan quemar más barriles de petróleo; desde Suiza, con relojes que se modelan oxidables y en forma de pentágono para que nadie recuerde la última guerra, la hora de la última víctima.

Todo lo demás son franquicias, sucursales que envuelven en excusas geoestratégicas el tic-tac eterno de los muertos.

Como soy un poco golosón, me quedaría con los bollos suizos como dulzor posible. Pena para mí, que ya casi toda la harina se fabrica con transgénicos, que es la guerra de las mismas élites contra la biodiversidad.

 

 

Anuncios participativos

Será en prime-time. La invasión o el destrozo del país de turno contará con una fuerte campaña publicitaria previa. Se buzonearán las conciencias y los bolsillos en el país agresor. Además, se podrá enviar un SMS preguntando al general sobre la estrategia seguida. Se entrevistará a algún muerto a punto de morir. ExxonMobil y Halliburton pagarán los decorados. McDonald´s servirá una ronda de carne fresca a la hora del té.

Los hilos y las tijeras (sobre los vínculos)

Los hilos y las tijeras

Los muertos abrazados a sus vidas
y los cálculos del pentágono

Los vivos ansiados por sus sentidos
y los dictadores de cada turno

Las miradas sometidas a sus horizontes
y la religión hecha ceguera

Los tejidos pariendo telas
y los uniformes de los ejércitos

Los huertos abiertos a sus ríos sin fronteras
y los tanques de cemento y odio

Fatalmente, otra vez,
los hilos hilando, habitándose
y las tijeras arrancadas de las costureras
y en manos de descerebrados cáusticos

Proverbios serios para Siria

Más vale noticia de guerra en mano
que cientos de crisis volando

Quien a Oriente Próximo se arrima
sombras negras le cobijan

No por mucho gasear
un tirano amanece más temprano

Dime cuántas armas vendes
y te diré cuántas muertes produces

Dime cuántas armas compras
y te diré cuántas muertes deseas

Agua que no te dejan beber
en el Golán la dejarás correr